“Por nada estéis afanosos, sino presentad vuestras peticiones a Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”.

comparte tus intenciones de oración con el arzobispo Naumann.

Intenciones de oración del arzobispo

Nombre(obligatorio)
Oficina(obligatorio)
Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.

Intenciones de oración del arzobispo

Nombre(obligatorio)
Oficina(obligatorio)
Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.

Queridos amigos en Cristo:      

Hoy, al reflexionar sobre el nacimiento milagroso de nuestra Santísima Virgen María, recuerdo la profunda conexión entre su vida y su oración. María fue elegida por Dios para ser la madre de Jesús, nuestro Salvador. Su nacimiento fue un plan divino: un testimonio del infinito amor y misericordia de Dios para la humanidad. La vida de María estuvo marcada por una fe inquebrantable, humildad y una profunda voluntad de someterse a la voluntad de Dios.

Podemos entregar nuestras intenciones al cuidado amoroso de María, encontrando consuelo en saber que ella, como nuestra madre celestial, intercede por nosotros ante Dios, presentándole nuestras oraciones con amor y compasión de madre. Ella es vaso de gracia y fuente de esperanza para cada uno de nosotros.

Hace unos años, una mujer se me acercó en el aeropuerto de Kansas City y me preguntó si era sacerdote. Le dije que sí y ella procedió a contarnos a mí y a quienes nos rodeaban sobre su devoción a María. Ella dijo, “¡He convencido a mi familia de que rezarle a Mamá María puede ser muy poderoso! Recientemente le había orado para que mi madre fuera admitida en un centro de atención que necesitaba desesperadamente. Mi oración fue respondida ayer alrededor de las 3:00 p.m. cuando recibimos la llamada de que tenían un lugar para ella. ¡Mi oración contestada le salvará la vida! Mamá María siempre me da a mí, y ahora a mi familia, una sensación de paz. Cuando las cosas parecen difíciles, ella es mi esperanza”.

En la notable historia de esta mujer, se nos recuerda el poder de la oración hecho posible por el nacimiento de María y las formas milagrosas en las que Dios obra en cada una de nuestras vidas. Ninguna oración es demasiado pequeña o insignificante a los ojos de nuestro Padre Celestial. Él escucha nuestros clamores, conoce los anhelos más profundos de nuestro corazón y responde a nuestras oraciones de maneras que sobrepasan nuestro entendimiento.

Mientras celebramos el nacimiento de María, tomemos un momento para reflexionar sobre nuestras propias intenciones de oración. Confiémoslos a la amorosa intercesión de María, sabiendo que ella está a nuestro lado ofreciéndonos su apoyo y guía. Ya sea que nuestras intenciones sean de curación, reconciliación, orientación o cualquier otra necesidad, podemos estar seguros de que las oraciones de María se unen a las nuestras, amplificando nuestras peticiones ante Dios.

Me siento honrado y agradecido por sus respuestas a mi invitación cada año de compartir conmigo sus intenciones especiales de oración. Al leer y orar por sus peticiones, recibo información sobre lo que está sucediendo en las vidas de las personas a las que estoy llamado a servir. Es un privilegio, mientras estás en oración, llevar tus cargas e interceder por tus intenciones.

Una vez más, como en años anteriores, les extiendo mi invitación a que compartan conmigo sus intenciones de oración y aquello por lo que están agradecidos, para que pueda interceder por ustedes y alabar al Señor con ustedes por sus abundantes bendiciones. Las solicitudes de oración me pueden ser devueltas visitando: https://archkck.org/prayerintention.

Gracias por el privilegio de confiarme sus oraciones. Al compartir sus intenciones, espero que se sienta reconfortado al saber que guardaré sus peticiones en la Capilla de mi Residencia, leyendo algunas cada día durante mi tiempo de Adoración.

Que el nacimiento de María nos inspire a profundizar nuestra vida de oración y acercarnos más a Dios. Que su ejemplo de fe y entrega nos guíe en nuestro propio camino de discipulado. Que el poder de la oración traiga transformación, sanación y bendiciones en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea.

Sinceramente suyo en Jesús, el Señor de la vida,

Arzobispo Joseph F. Naumann